Actualidad WorkandLife

Noticias, novedades y mucho más....
Feb
04

OBJETO TRANSICIONAL

En psicología un objeto transicional es un objeto material en el cual el niño/a  deposita cierto apego, es por ejemplo un muñeco de peluche o un trapo que tiene funciones psicológicas importantes, sobre todo al ir a dormir, cuando se está solo, en otros momentos de inquietud. Surge como un objeto que suple ciertas funciones de la madre cuando esta se encuentra ausente. Constituye una fuente de placer y de seguridad para el niño/a que suele apretarlo, tenerlo cerca y hablarle. Permite constituir un área intermedia entre él mismo y otra persona o entre él mismo y la realidad. El objeto transicional es a la vez objetivo y subjetivo, objetivo porque se constituye sobre un objeto real, subjetivo porque se le dan y atribuyen funciones en el campo de la imaginación. Esta noción fue introducida por el psicoanalista Winnicott.

Este objeto es la primera posesión “no-yo” del niño, un objeto material que celebra el vínculo con el mundo exterior, que anima a vincularse con el mundo aceptarlo y reconocerlo como real. Este objeto (una manta, un peluche, una pieza de tela, de lana o el canto de arrullo) se utiliza y finalmente, cuando el niño lo cree conveniente le abandona. Éste es un objeto externo que le es realmente suyo, el primer símbolo que crea para auxiliarse a entender que mamá es “otro” aparte de él. En el curso del desarrollo normal, una vez que el niño logra separarse y diferenciarse de la madre, el objeto es abandonado, mandado al olvido y el niño será capaz de desprenderse de él.

Es necesario recalcar la importancia de este objeto, incluso los padres de manera intuitiva parecen comprender lo importante que es, lo respetan y no hacen preguntas sobre su “origen” o función, entienden que no hay que lavarlo aunque esté sucio y huela mal, saben que será el acompañante de los viajes y salidas familiares, puesto que el niño lo lleva a todos lados como si fuera una parte de él mismo, necesario para ampararlo en distintos momentos. Este objeto es sólo suyo y no puede ser modificado, lavado o “mejorarlo”, es este objeto blanco de mimos y caricias, pero también de hostilidad que el niño ejerce sobre él. Es estrictamente necesario que este objeto “aguante” las descargas afectivas del niño, las experiencias de amor y odio que acompañan todo vínculo posterior.

 

  179 Hits
0 Comment
179 Hits
  0 Comment
Ene
21

EL ASOMBRO DE LO COTIDIANO

El asombro, es el mayor motor del deseo de descubrir, de aprender

(Catherine L´Ecuyer)

 

 

Los niños y las niñas se asombran porque no conocen el mundo en el que viven, todo es nuevo para ellos y ellas.

Pero no solo se sorprenden por algo novedoso; no solo lo hacen la primera vez que ven algo. Niños y niñas tienen la capacidad de ver las cosas como si fuera la primera vez, una y otra vez. El asombro también es curiosidad.

Desde la Escuela Infantil del Hospital de Torrejón queremos no solo provocar este asombro sino también respetarlo. Acompañarles en este nuevo descubrimiento, en la curiosidad que les despierta uno u otro objeto, en observarles, ser acompañantes en esta mágica experiencia. Y desde el aula de bebés generamos ese asombro a través del Cesto de los Tesoros: un cesto lleno de objetos cotidianos, que por primera vez está en sus manos. Un cesto que descubrir cada semana. Un cesto lleno de asombro y curiosidad.

 

 

  276 Hits
0 Comment
276 Hits
  0 Comment
Ene
13

te escucho, y quiero saber cómo te sientes

Ponerse a la altura del niño cuando hablas con él puede marcar la diferencia. ¿Alguna vez te has parado a pensar qué siente un niño cuando le hablamos desde nuestro “mundo de gigantes”? 

Muchas veces hacemos preguntas automáticas del tipo “qué tal te ha ido hoy en la Escuela” o “¿Lo has pasado bien?” mientras vamos caminando, prestando atención a lo que sucede en la calle, pensando en la lista de la compra o incluso conduciendo. ¿Sienten que realmente nos interesa su respuesta o más bien les suena a pregunta retórica?
Ha llegado la hora de practicar la Escucha activa, de dirigirnos a la infancia con la empatía suficiente para que nuestros niños se sientan realmente escuchados y fomentar vínculos afectivos en la familia.

 La escucha activa es una técnica de comunicación humana que comprende una serie de comportamientos y actitudes que preparan al receptor a escuchar, a concentrarse en la persona que habla y a mostrar respeto y disponibilidad hacia la persona que habla, así como interés por sus emociones y sentimientos. Aplicarla con nuestros niños es muy sencillo, pero a veces la obviamos porque vivimos en una sociedad adulto centrista en la que además siempre tenemos prisa.

¿Y si paramos y conectamos?
Basta con que nos tomemos un tiempo calmado a la hora de hablar con nuestros hijos, busquemos esa conexión emocional agachándonos cuando queremos dirigirnos al niño.

La prueba más evidente de que estamos escuchando con toda nuestra atención es el contacto visual, por esta razón, cuando colocamos nuestros ojos a la misma altura es como si estuviéramos “mirando hacia dentro”, trasmitiendo el mensaje de “te escucho, y quiero saber cómo te sientes”, lo que aporta seguridad al niño y potencia su sentido de pertenencia a la familia, tan importante en los primeros años de vida.

Además, cuando interiorizamos hablar así a nuestros niños, ellos lo grabarán como modelo de comunicación basada en el respeto y crecerán como adultos seguros de sí mismos, teniendo muy claros sus valores, fomentando también la comunicación no violenta.

 

  365 Hits
0 Comment
365 Hits
  0 Comment
Ene
07

AUTOEXPRESIÓN

Un espacio donde la Expresión se concibe como un proceso y no como un resultado, toda expresión será interpretada como autoexpresión y responderá a un impulso espontáneo de cada niño. Para que haya expresión debe de existir emoción. Esta emoción es la que nos lleva a la experiencia estética, al Arte.

Un espacio donde los niños puedan desarrollar todos sus LENGUAJES, todas sus potencialidades expresivas y los adultos podamos estar muy presentes para saber después trasmitirlos a toda la comunidad educativa. 

Un espacio donde los lenguajes de la no palabra tienen, dentro de sí, muchas palabras, sensaciones y pensamientos, muchos deseos y medios para conocer, comunicar y expresarse.

Un espacio para estar y ser en la Escuela en busca del encuentro y de la individualidad.

  313 Hits
0 Comment
313 Hits
  0 Comment
Dic
30

PROVOCANDO ACCIONES LIBRES

 “El ambiente «habla» y nos transmite sensaciones, nos evoca recuerdos, nos da seguridad o nos inquieta, pero nunca nos deja indiferente”.

 

Tal y como Loris Malaguzzi lo definió, consideramos al espacio como el “Tercer educador”; de esta forma, en la escuela creamos ambientes que inviten al aprendizaje, la experimentación, la comunicación y la investigación, donde los niños y niñas desarrollan sus experiencias, exploran y se preguntan por el mundo que les rodea.

 

Damos al entorno la importancia que se merece, convirtiendo la escuela en un lugar donde los niños puedan circular con libertad y les ayude en su desarrollo.

 

“Deberíamos diseñar espacios para que los niños puedan experimentar, compartir, relacionarse, interactuar con los otros, sentir nuevas sensaciones y evocar otras. Espacios para hacer y deshacer, para crear, para descubrir, para adquirir nuevas habilidades, para aprender y también para equivocarse y donde todas las experiencias vividas sean de gran valor, ya que les acercan a la complejidad del mundo de los adultos y les ayudan en su propio proceso de crecimiento”. Cabanellas y Eslava (2005)

 

 

 

  395 Hits
0 Comment
395 Hits
  0 Comment